CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS DIFUNTOS DE

 

LA FAMILIA FRANCISCANA

 

24 de Noviembre

 

 

        La  Familia Franciscano celebra hoy a todos los difuntos de las Tres de las Órdenes que tienen a Francisco de Asís por fundador o inspirador. Para Francisco, la muerte se vuelve hermana que nos arranca de las luchas y preocupaciones de este mundo y nos introduce en una vida nueva. Precisamente, el último canto que entonó este juglar de Dios en la tarde del 3 de octubre de 1226 -día de su tránsito- fue éste: «Loado sea, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal».

 

        La oración y celebración por todos los fieles difuntos de la Familia Franciscana nos invita a vivir la muerte como hermana, y al mismo tiempo nos acerca a los rostros y a las vidas de tantos hermanos y hermanas, muchos de ellos conocidos por nosotros, que nos han precedido en el camino de la fe y en el seguimiento de Cristo tras los pasos de Francisco de Asís.

 

        Expresamos nuestra gratitud al Señor por esos hermanos y hermanas confiando en que, después de experimentar el encuentro con la hermana muerte corporal, gocen ya de Dios.