Que la actitud de falsedad no nos domine: Día segundo.

Por Fr. Jorge Frausto, ofm

 

Martes 25 de agosto, la Iglesia nos presenta hoy la memoria de san Luis rey de Francia, un gran santo franciscano seglar. Hoy es nuestro segundo día de Capítulo, comenzamos nuestras actividades con la oración de laudes y el oficio de lectura en la capilla de esta casa, correspondió presidir a fray Maximino Rangel y como antifoneros fray Martín Arriaga y fray Bernardo Moya.

Fue el mismo fray Maximino quien presidió la Eucaristía y los mismos fray Martín y fray Bernardo quien fungieron como concelebrantes principales, los demás hermanos que quisieron concelebrar también pudieron hacerlo.

            En la homilía fray Maximino nos dijo que la primera lectura nos presentaba unas palabras muy tiernas y cariñosas a la comunidad cristiana de Tesalónica, son palabras de una sana preocupación del apóstol por su querida comunidad, alentándola para que ésta se mantenga firme en la fe. El Evangelio, por el contrario, nos presenta unas palabras de reprensión del Señor Jesús a los fariseos, los llama hipócritas y falsos, aunque en el fondo seguramente hay un motivo de amor y compasión por ellos. Dios se preocupa por nosotros y nos llama a mantenernos firmes en la fe y la práctica de las buenas obras, pero al mismo tiempo nos llama a poner atención y no caer en la hipocresía. Que esta actitud de falsedad no nos domine.

Después de la misa continuamos con un delicioso desayuno, los hermanos encargados del servicio de las mesas se han afanado en atendernos con una gran caridad y amor fraterno.

            A las 9:45 am comenzamos en trabajo en equipos, trabajo que no habíamos terminado el día de ayer en lo referente a las propuestas del Ministro, trabajamos en grupo hasta terminar y luego regresamos a la Sala Capitular.

            A las 12:27 am iniciamos nuestra tercera sesión para revisar el trabajo realizado. Comenzamos con el rezo del Angelus presididos por el moderador en turno Fray Enrique Muñoz, y a continuación el pase de lista de los capitulares, estando todos presente, solamente faltó fray Juan Ramírez que está en la casa de El Pueblito acompañando a fray Eulalio Hernández que se encuentra delicado de salud. El Ministro, fray Flavio, nos insistió sobre la necesidad de guardar todos los protocolos de la “sanitización” dada la situación tan peligrosa para un contagio.

            A continuación, el secretario del capítulo, fray Raymundo Castillo, dio lectura a las actas de las dos sesiones anteriores, las cuales después de las debidas correcciones, fueron aprobadas.

            Después de esto, fray Enrique, encargado de la moderación este día, dio lectura a un comunicado enviado por el padre Ulises Vega, vicario diocesano de Morelia, en el que nos expresa de parte de la diócesis sus deseos de éxito en nuestro Capítulo.

            Un por uno los equipos fueron presentando el resultado de los trabajos sobre las propuestas del Ministro, y el parecer de los mismo sobre su aprobación o no.

            Continuamos los trabajos con una votación orientativa sobre las mismas propuestas, fue en este momento cuando comenzamos a tener problemas técnicos con el uso de las computadoras y nos dimos cuenta que nos falta mucha destreza, habilidad y conocimiento para usar eficientemente estos medios modernos.

            Después de algunas discusiones y aclaraciones sobre el sentido de las propuestas y recurriendo a los hermanos canonistas para que nos aclararan cómo proceder cuando se presentan estas cuestiones de propuestas rechazadas, o aprobadas iuxta modum, se llegó a la conclusión de que se regresaran a la fuente y que el Ministro las volviera a formular, tomando en cuenta las aportaciones hechas en los grupos y así someterlas nuevamente a votación.

¡Qué bueno que somos tan exigentes en la formulación de las leyes!, porque seguramente así seremos de cuidadosos en su cumplimiento.

            Así continuó avanzando el día y llegamos a la hora de la comida, momento de encuentro fraterno y de dejar por un rato los temas de estudio; tiempo de reponer fuerzas y ánimo, tiempo de descansar para reemprender el trabajo.

            A las 16:00 am continuamos el trabajo en la Sala Capitular, correspondió ahora a fray Arturo Ríos, Secretario de Misión y Evangelización presentar su informe ante la Asamblea Capitular. En su informe fray Arturo detalló con gran precisión el trabajo realizado por la Secretaría a su cargo, así como la situación actual de la Provincia en la tarea de misión y evangelización. Entre otras cosas nos dijo que atendemos 24 parroquias en las que trabaja en 42 % de los frailes de la Provincia; 11 rectorías en las que trabaja el 40% de los hermanos. En la pastoral educativa atendemos 3 centros educativos en León, uno en Irapuato y otro en Celaya, hemos llegado a atender hasta 4000 estudiantes en total.

            En cuanto a misiones Ad Gentes solamente tenemos un hermano que acompaña a Fray Rubén Tierrablanca, obispo en Turquía.

Se atiende aproximadamente 300 fraternidades de OFS y 30 de Jufra.

            Después del informe se abrió el diálogo con los hermanos capitulares y al término del mismo, el hermano Ministro fray Flavio nos recordó que el testimonio de vida es determinante en nuestra evangelización como frailes menores.

            A continuación, después del diálogo, fray Arturo Ríos nos dio las propuestas para trabajar en grupos hasta las 19:30 horas; continuamos con el rezo de vísperas y después de esto, la cena con su momento de convivencia. Luego cada uno de los hermanos se fue retirando a sus habitaciones a descansar después del trabajo de este segundo día y como a las 22:00 ya todos estábamos en nuestros cuartos dispuestos a dormir. Así llegamos con la gracia y el favor de Dios al final del segundo día de nuestro Capítulo.

« 1 of 13 »