FIESTA ANUAL EN HONOR A NTRA. SENORA DEL PUEBLITO

Por: Fr. José Martin Alcántar, OFM

 

Los hermanos de la Provincia franciscana de Michoacán, sumergidos en el clima de la pascua y de la celebración del Año de la Misericordia, hoy miércoles 20 de Abril de 2016, dirigimos nuestros pasos a la casa de nuestra Madre y celestial patrona, Santa María del Pueblito para celebrar su fiesta anual.

     Este miércoles, en torno de las 10:30 de la mañana, y poco a poco, fuimos llegando desde diversos rincones de la Provincia, un nutrido número de hermanos, con intención de participar en la agenda preparada especialmente para este memorable día. Arribaron a los patios del Santuario hermanos Guardianes, Profesos solemnes, Laicos, y estudiantes de las diferentes casas de formación, quienes en un clima de alegría y saludos fraternos ingresamos al salón San Juan Pablo II del santuario.

     Estando ya reunidos y contando con la presencia del Ministro Provincial Fr. Eduardo López Ramírez, OFM, del Vicario Provincial Fr. Flavio Chávez, OFM, y de algunos hermanos Definidores, el hermano Fr. Octavio Luna Álvarez, OFM, en nombre del Guardián de Casa Fr. Miguel Ángel Campos, OFM, así como de la fraternidad local, dio una cordial bienvenida a todos. Luego presentó al coro de los hermanos Novicios, quienes hicieron la apertura del evento matutino llenando aquel recinto con el canto de aquellas palabras de María “Magnificad anima mea Dominun”.

     A continuación Fr. Octavio Luna, OFM, presento al Dr. Juan Ricardo Jiménez Gómez, egresado de la UNAM y Maestro de la UAQ, cediendo antes la palabra y para tal efecto a, Fr. Enrique Muñoz Gutiérrez, OFM, historiador y actualmente Párroco de San José de Cortazar, Gto., quien con sintéticas palabras, realizó la presentación del libro del Dr. Juan Ricardo Jiménez Gómez, que intituló “Fundación y evangelización del pueblo de indios de Querétaro y sus sujetos, 1531 – 1585”. Fruto de la especial investigación que el autor mismo ofreciera como un “galardón a la Orden Franciscana”.

     Fr. Enrique Muñoz, refiriéndose al trabajo de investigación del expositor, hizo resaltar el así llamado “Pleito Grande”, como un acontecimiento histórico del tiempo de la Colonia, en el que intervinieron personajes de la talla de Fray Juan de Zumárraga, Don Vasco de Quiroga y Fray Alonso de Montufar, conflicto que en el S. XVI perduró por más de cinco décadas y en el que estuvieron involucradas las jurisdicciones eclesiásticas de la Arquidiócesis de Mexico, Michoacán y la Nueva Galicia. Acontecimiento en el que la zona de la hoy ilustre ciudad de Querétaro se volvió punto focal y lugar codiciado en razón de estar ubicado en los límites de las jurisdicciones en conflicto. Escenario geográfico en que sobresale la figura de Conni o Hernando de Tapia, Cacique de Nopala, del Señorío de Xilotepeque, quien sometiera a los chichimecas y se avasallase luego de manera pacifica al imperio español, colaborando de esta manera en la fundación y desarrollo de la Ciudad de Santiago de Querétaro.

     El Dr. Juan Ricardo, como queretano y haciendo manifiesta su devoción a nuestra Señora del Pueblito, así como su afecto al carisma franciscano, nos ofreció la interpretación fresca de un fondo documental resguardado en el Archivo de Indias de la Ciudad de Sevilla España. Obra que en su original consta de más de 2,500 páginas y sobre la que el investigador trabajó recogiendo “algunos de los testimonios más antiguos de la fundación de la Ciudad de Santiago de Querétaro, así como de sus antiguos habitantes; los inicios de pacificación y conquista espiritual, es decir, evangelización, resaltando la labor discreta pero perseverante de los frailes franciscanos de las Provincias del Santo Evangelio de Mexico y San Pedro y San Pablo de Michoacán; los pleitos entre los diezmeros y los notarios de las diócesis de Mexico y Michoacán; de la importancia que tuvo para la ciudad la presencia del cacique Conin”.1

    Fue interesante el saber que Hernando de Tapia, otrora indio Conni fuera bautizado por uno de nuestros hermanos franciscanos. Y que Fr. Pedro de Palacios, Guardián de Acámbaro, así como de Fr. Luis de Córdova fuesen dos de aquellos primeros franciscanos que trabajasen en la evangelización de la zona de Querétaro en el lejano tiempo de la Colonia.

     Después de un espacio de preguntas y comentarios, los hermanos Novicios volvieron a entonar armoniosos cantos a María. Y para concluir esta primera parte de la agenda, el Ministro Provincial Fr. Eduardo López Ramírez, OFM, expresó su gratitud al Dr. Juan Ricardo Jiménez Gómez, por su trabajo de investigación y su conferencia, así como también su amistad y el vínculo de interés histórico creado con nuestra Provincia. Luego, los hermanos asistentes tuvimos la oportunidad de recibir con interés y gratitud, alguno de los ejemplares del libro en cuestión.

     Inmediatamente y por indicaciones del hermano liturgo, Fr. Hugo Córdova Padilla, OFM, todos los presentes, pasamos al salón de “Profundis” con intención de iniciar una especial procesión rumbo al Santuario, cruzando la Puerta autorizada por el Ordinario del lugar, para poder así ganar la Indulgencia Plenaria del Año de la Misericordia, abierta el pasado 8 de Diciembre por el Papa Francisco.

     El orden de la procesión fue así: al frente los acólitos con el incensario, los ciriales y la cruz alta; el Ministro Provincial, los concelebrantes principales que en esta ocasión fueron Fr. Flavio Chávez, Vicario Provincial y Fr. Miguel Ángel Campos, Guardián de la Comunidad del Santuario y, enseguida, todos los hermanos Sacerdotes y de Profesión solemne, los hermanos estudiantes de filosofía, novicios, postulantes, aspirantes, y hermanos de la OFS.

     Una vez dispuestos y revestidos los sacerdotes para la Eucaristía, el Ministro provincial y presidente de la celebración, invocando el auxilio divino, dio comienzo a los ritos de introducción para ganar la indulgencia plenaria en este año Santo de la Misericordia. El Diácono, Fr. Mario Cabrera Alcaraz, OFM, hizo la proclamación del Evangelio de San Lucas 15, 1-7, sobre la oveja perdida. Luego, y con respectivas oraciones el presidente hizo la aspersión del agua, como memorial de nuestro bautismo y se procedió a dar comienzo a la procesión.

     Las campanas del Santuario redoblaron a vuelo mientras por los pasillos y con grato aroma a incienso, avanzamos por el claustro central de la planta baja. Recorrimos luego el atrio hasta llegar a la puerta principal del santuario, misma que en esta ocasión había sido especialmente adornada con un arco de flores. Durante ese significativo momento y durante nuestro recorrido, íbamos cantando aquel cantico que dice “la misericordia del Señor cada día cantaré”, dirigidos por Fr. Gerardo Frausto Rivas, OFM. Y una vez llegados al frente del Santuario, como Provincia de Michoacán, cruzamos la Puerta santa entonando aquella antífona que reza: Jesús es la puerta de la vida!

     El Altar del Santuario lucía bellamente adornado y bien dispuesto con abundantes flores blancas y rosas, veíase en todo, el esmero y la dedicación del hermano Guardián así como de la Comunidad local. La Liturgia fue solemne y bien preparada por Fr. Hugo Córdova Padilla. El coro, entonando a voces, y dirigido por Fr. Abel Perea, OFM, motivó a toda la asamblea a celebrar al Señor, rico y abundante en misericordia, y que se ha vuelto desbordante en la Virgen María.

     La Palabra de Dios en su primera lectura, y tomada del libro del Apocalipsis, fue proclamada por el hermano postulante Luis Ángel Díaz, el Salmo por el hermano Novicio Fr. Rodrigo Martin Rojas, OFM, haciendo resaltar la grandeza de María, y la segunda lectura Fr. Juan Carlos Olvera, OFM, uno de nuestros hermanos de opción laical que actualmente se encuentran en su etapa de formación inicial en la comunidad del Instituto Leonés.

     Una vez que el Diácono Fr. Mario Cabrera, OFM, proclamase el Evangelio de Lucas sobre la Visitación, el Ministro Provincial, en su homilía, hizo resaltar la figura maternal y misericordiosa de María, la mujer fielmente acabada según el modelo supremo de Cristo, haciendo alusión a San Antonio quien dice: “si quieres encontrar a Dios ¿donde debes buscarlo? A lo que el mismo santo responde “en María”. La humilde sierva que en todos los misterios de su vida es una plena manifestación de la misericordia divina. El Ministro termino su homilía invitando a toda la asamblea a volver la mirada a toda la Provincia de San Pedro y Pablo, y pidiéndo elevar una súplica a la Madre de Cristo, especialmente por los hermanos enfermos, los tristes, los desalentados, teniendo presentes aquella oración de San Bernardo que dice: “Acuérdate que jamás se ha oído decir que alguno que haya acudido a ti se haya visto sin ser escuchado!”.

     La procesión de ofrendas fue llevada solemnemente por hermanos de profesión laical, estudiantes y hermanos de la OFS. El canto del Cordero fue entonado por una soprano. Y durante la comunión fue entonada el Ave María del Mtro. Conejo Roldán. Terminada la celebración, el P. Guardián agradeció al Ministro provincial, así como a todos los hermanos asistentes, invitando a todos a “continuar viviendo los dones de la fe, el amor, y sobre todo el servicio”. Renovamos el juramento de patronato de la Virgen del Pueblito sobre toda nuestra Provincia. Cantose luego la Salve Regina y el Himno de la Coronación a Ntra. Sra. del Pueblito.

     Una vez que se hubo terminado la Eucaristía y acompañados de los hermanos seglares, sobre todo de la OFS y demás fieles, pasamos a degustar una rica comida ofrecida por la fraternidad local en la huerta del convento. Disfrutamos ahí un gozoso ambiente fraterno entre el verdor de las plantas y a la sombra de los arboles, sabiéndonos, -como Provincia franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacán- cobijados por María, en quien el Hijo del Altísimo ha encontrado su más fiel morada, y que en este año se vuelca para nosotros como el Misericordiae Vultus”.

 

1 Presentación del libro “Fundación y evangelización del pueblo de indios de Querétaro y sus sujetos”, 1531-1585.           JIMENEZ GOMEZ, MAPorrua. Universidad Autónoma de Querétaro, 2014.